Testimonios

Soy secretaria en un bufete de abogados, tenía muchos problemas en el trabajo, todo me salía mal, amenazaron con correrme y yo no entendía el motivo. No sabía porqué me estaba pasando todo eso si siempre he sido muy buena en lo que hago y cumplía con todo lo que me solicitaban a tiempo. Tenía mucho miedo de perder mi trabajo, me esforzaba al máximo y ponía todo mi empeño pero ni así, hasta que me decidí a hablar con el maestro para contarle mi problema y todo cambió.

Lo había visto en televisión, sentía que él podía ayudarme y así fue. Había personas a mi alrededor que me estaban haciendo daño, gracias a sus consejos y a la ayuda que me dio para librarme de eso pude recobrar mis actividades y la confianza en el trabajo. No sé qué hubiera pasado de no haberme animado a ir con él, no tengo más que palabras de agradecimiento porque pude conservar mi trabajo y hasta conseguí un aumento de sueldo.

Juana Martínez López, 34 años.

Soy ama de casa, dejé de trabajar desde que me casé hace 16 años y todo iba muy bien hasta hace un año. Duré como 3 meses pasándola muy mal, intentando averiguar qué es lo que le sucedía a mi marido porque de pronto descuidó mucho su relación con nuestros hijos, ya no me daba la misma cantidad para el gasto de la casa, había días que llegaba muy tarde a casa y lo veía bastante mal de su salud, todos los días le preguntaba qué le pasaba sin obtener respuesta y me encontraba desesperada porque amo mucho a mi esposo y no me gustaba verlo así, sentía que me engañaba.

Las cosas comenzaron a mejorar a partir de que hablé por teléfono con el maestro, consultó el tarot y gracias a Dios mi esposo no me estaba poniendo el cuerno con otra mujer. Lo fui a ver personalmente, me explicó a detalle todo lo que le sucedía porque en efecto estaba mal de salud y aparte se había metido en algunos problemas. Seguí todos sus consejos al pie de la letra y logré fortalecer la relación con mi esposo y curar todos los males que lo aquejaban. Gracias al maestro ahora mi familia está sana, más unida y más feliz que nunca.

Sofía Rincón Suárez, 43 años.

Ssabiduria y orientacion

No me enorgullece contar esto, pero hace tiempo empecé a caer en el vicio del alcohol y sin darme cuenta comencé a perder a mi familia y todo lo que quería. Yo jamás había creído que pudiera volverme alcohólico porque ni me gustaba tomar tanto, pero había algo que me jalaba hacia el vicio.  Mi mamá se dio cuenta de mi situación y me llevó con el maestro porque a ella la había ayudado hace años con un problema de salud.

Fue con la ayuda del maestro que pude alejar las energías negativas de mi vida, que más bien eran cosas de brujería o magia negra, algo así, que una mujer estaba haciendo sobre mí para separarme de mi esposa porque no quise estar con ella. Yo logré retomar el camino del bien antes de perder a mi familia por el alcohol y eso es lo que me hace feliz actualmente. ¡Muchas gracias, maestro!

Manuel Torres Benítez. 45 años.

Soy una mujer joven y muy activa, pero hace un tiempo comencé a sentirme muy cansada y sin ganas de hacer nada, tenía mucha caída de cabello, era en exceso, más de lo normal, así que fui al doctor y me recetó un par de medicamentos y un shampoo para el cabello pero nada de eso me funcionó, el cansancio y la pérdida de cabello seguían, incluso aumentaron mis malestares.

Una amiga me convenció de que hablara al programa Sendero del Bien y aunque no sabía qué esperar fue hasta entonces que gracias maestro y su ayuda poco a poco fui mejorando en mis problemas de salud, me sentí con más ánimos y la mejoría con mi problema de pérdida excesiva de cabello fue notable, ahora me siento mucho mejor y muy agradecida con el maestro, sobre todo porque me explicó la causa de todas las energías negativas que me rodeaban y me guió para eliminarlas de mi vida.

Ana María Tello Hernández, 28 años.

Tengo una ferretería que es un negocio familiar, lleva más de 30 años en pie y todo era muy próspero, hasta hace tiempo que todo cambió. Estaba en serios problemas ya que las ganancias no alcanzaban para pagar a los empleados y en algunas ocasiones no teníamos ni para surtir la mercancía, esto llegó hasta traerme problemas con mi esposa debido a que el ingreso familiar se redujo y pues ya somos una pareja mayor y por mi orgullo yo no quería contarle a mis hijos para no darles molestias. Intenté de todo eso de la publicidad y anuncios para levantar de nuevo el negocio pero nada me funcionó.

Esto ya tiene como unos 4 años, pero quiero compartirlo porque cuando acudí a pedir ayuda al maestro verdaderamente funcionó. Con su sabiduría y su orientación el negocio regresó a la prosperidad, solo tuve que asistir con él un par de veces y seguir sus indicaciones para que todo cambiara. Fue muy triste saber que uno de mis vecinos, al que consideraba mi amigo, era quien estaba provocando todo ese mal como forma de venganza y envidia, pero gracias a Dios y al maestro tiene un par de años que todo se arregló para bien.

Pablo Arredondo Guerrero, 68 años.